El creciente debate en torno a Amoris Laetitia

Septiembre 05, 2017
De fsspx.news
news-header-image
El Padre Aidan Nichols, op.

Una nueva voz se ha hecho oír en medio de la controversia en torno a Amoris Laetitia: un renombrado teólogo sugiere reformar el derecho canónico, para juzgar el error papal en cuestiones de temas doctrinales.

El Padre Aidan Nichols es un renombrado teólogo dominico, quien fue profesor en la Universidad de Oxford, Cambridge y Angelicum, en Roma, antes de convertirse en prior del convento dominico de San Miguel Arcángel en Cambridge.

Es autor de más de cuarenta obras que tratan sobre las figuras más prominentes de la "Nueva Teología", entre ellas, Hans von Balthasar, Joseph Ratzinger y Karol Wojtyla.

Hace algunas semanas, el dominico dio una conferencia en la Hermandad de San Alban y San Sergio, la cual es una organización ecuménica, donde habló a una enorme audiencia conformada por no católicos. El Padre Nichols propuso que, debido a la naturaleza de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, cuyas palabras conducen a una "situación extremadamente grave", el derecho canónico debe ser reformado para incluir en él "un procedimiento para llamar al orden a un papa que enseña el error."

Ésta es la primera vez que Aidan Nichols ha comentado públicamente algo relacionado con la Exhortación Apostólica, aunque fue uno de los 45 signatarios del análisis crítico dirigido al Sacro Colegio el 29 de junio del 2016, con la esperanza de obtener una aclaración doctrinal que hiciera posible excluir las interpretaciones "erróneas y heréticas" de Amoris Laetitia.

El dominico explicó durante su conferencia que uno de los principios básicos del derecho canónico es que no hay ninguna autoridad judicial por encima del Papa, como dice el dicho: prima sedes a nemine iudicatur - la primera sede no puede ser juzgada por nadie.

Pero en su opinión, aunque el Papa sea el supremo juez de apelaciones en la Iglesia, "eso no lo vuelve inmune a cometer errores doctrinales." "Sorprendentemente," añadió el Padre Nichols, "o tal vez, no tan sorprendentemente, dada la piedad que ha rodeado las personas de los Papas desde el pontificado de Pío IX, este hecho parece ser desconocido por muchos, que deberían estar al tanto de él."

Tras haber establecido claramente los límites de la infalibilidad papal, el derecho canónico podría incorporar un procedimiento formal para investigar si el Papa ha enseñado algún error. De hecho, continuó el teólogo de Cambridge, "puede ser que la crisis actual del magisterio romano tenga la providencial finalidad de llamar la atención hacia los límites de la primacía en este aspecto.

Y el Padre Nichols concluyó señalando que "el peligro de un posible cisma" es poco probable y menos inmediato que el peligro de "la propagación de una herejía moral." Pues si Amoris Laetitia no se corrige, la opinión que, aparentemente, contiene "se irá considerando, cuando menos, como una opinión teológica aceptable. Y eso provocará más daños."

Este análisis, que se suma a la lista de los proporcionados por algunos hombres de iglesia, es único. Aunque tengamos algunas reservas en cuanto a la posibilidad del procedimiento canónico sugerido, la postura del Padre Nichols tiene el mérito de recordar la gravedad de ciertas afirmaciones contenidas en el Capítulo 8 de Amoris Laetita. Desde el 2 de mayo del 2016, la FSSPX envió una petición al Santo Padre para que revisara el contenido de la Exhortación Apostólica.

"Humilde pero firmemente, imploramos al Santo Padre revisar la Exhortación Amoris Laetitia, y en especial el capítulo 8. Al igual que sucede con los documentos de Vaticano II, aquello que es ambiguo debe interpretarse en un modo claro, y aquello que contradiga la doctrina y práctica constantes de la Iglesia debe ser suprimido, por la gloria de Dios, por el bien de toda la Santa Iglesia y por la salvación de las almas, especialmente aquellas en peligro de ser engañadas bajo el pretexto de una falsa misericordia."